martes, 22 de enero de 2013

Bután, el reino perdido de los Himalayas

 Hace cuatro años, el anciano Tenzin Dong Dup tuvo que caminar más de 600 km, atravesando escarpadas montañas, glaciares y ríos para participar en las primeras elecciones democráticas de Bután. Jamás antes en ‘La tierra del dragón de truenos’, se habían hecho unos comicios.  Pero, no por ello es un país menos desarrollado que los occidentales. Simplemente, ha evolucionado de una manera diferente; en lugar de seguir los preceptos mecanicistas de la revolución industrial, ha seguido la filosofía de Buda; En lugar de buscar el crecimiento tecnológico, ha buscado el crecimiento espiritual.

Esta coyuntura provocó que a principios de los años sesenta, el rey Jigme Singye Wangchuk, promoviera las reformas en un país que no contaba con carreteras asfaltadas, teléfono o luz eléctrica. Sin embargo, la pérdida de la identidad del país era el principal escollo para el monarca, a la hora de abrir su país al mundo y adaptarse a su ritmo. Para solucionar este dilema, el monarca se basó en la vía del medio de Buda   (escapar de los extremos)y creó  la Felicidad Interior Bruta (FIB), un índice que persigue ante todo que los habitantes sean felices. Un medida acorde con la filosofía budista que persigue intensificar el bienestar humano a partir de la garantía de derechos fundamentales, parámetros sociales y promover el desapego de los bienes materiales.


viernes, 18 de enero de 2013

Maha Khumba Mela, la gran reunión espiritual de la India

Cada doce años la India se estremece: los sadhhus bajan de las montañas del Himalaya, los nómadas del Rajastán recorren con sus caravanas las arenas del desierto, los peregrinos viajan por los polvorientos caminos de la India rural durante semanas. Todos se dirigen a la celebración del Maha Khumba Mela en  Prayag (Allahabad), es la gran reunión mística de los hindúes y la mayor fiesta del mundo, la última congregó a 70 millones de devotos.

La Maha Kumba Mela se celebra  cada doce años en la ciudad santa de Prayag, pero tiene hermanas pequeñas, cada 3 años se celebran Kumba Melas en las ciudades de Prayag, Hardwar, Ujjain y Nasik, todo para representar el mito fundacional de este evento. La leyenda popular cuenta que en los tiempos pretéritos los dioses y los demonios se aliaron para trabajar juntos en el néctar de la inmortalidad (amrita). Cuando, acabaron su trabajo, combatieron en el cielo por la posesión del cántaro, como resultado, cayeron gotas de la poción de la inmortalidad en cuatro puntos: Prayag, Hardwar, Ujjain y Nasik, motivo por el cual estas ciudades son sagradas y lugares de celebración de respectivas Kumba Mhela cada 3 años. Sin embargo, la gran reunión la Maha Kumba Mela  se celebra solo cada doce años en Prayag.


Los orígenes de esta celebración se pierden en el amanecer del ser humano. Los historiadores dicen que su origen fue las ceremonias propiciatorias de las épocas de siembra, cuando se ponían granos para germinar en el caudal de los ríos sagrados. Los sabios y estudiosos de los Upanishads aseguran que es un ritual de fertilidad donde el río simboliza la matriz del mundo, el principio creador que todo lo sustenta.