miércoles, 31 de agosto de 2016

Cuando el peso de la extinción vale 5 euros

¡Hay pollo pimpollo!¡Res, rica res!¡Hay mono, carne de mono! Ese último grito comercial de 80 decibelios se quedó atravesado en mis vertebras y mi cabeza. Hace poco, me habían advertido de que en el mercado iquitense de Belén (Amazonia peruana) vendían carne de mono. De simios en peligro de extinción. Aunque, me resistía a creer que la belleza de un Maquisala o la de un Choro de cola amarilla pudieran acabar descuartizadas en una mesa. Me equivocaba.



Al aproximarme al puesto del vendedor que inunda la calle con sus gritos, intenta hacer una gracia juntando las dos mitades segmentadas de un mono. Es un Maquisala (mono Araña). Está en peligro de extinción. La lluvia chapotea entre los tejados; cuando me da el precio del cadáver: 20 soles (5 euros, aproximadamente). Nadie le dirá nada, a pesar de que su venta es ilegal. Y, seguramente, la cabeza fragmentada del gentil Maquisala acabará en una plancha esta noche.

El universo de la selva en la jungla de neón
Las calles del mercado de Belén forman un laberinto donde se comercia con todo. La carne de monos en peligro de extinción no es una excepción. Se considera que su carne es un “manjar de la selva”; una comida exótica. Su caza y captura representa un ingreso extra para muchos que no quieren afrontar la realidad de la extinción. La supervivencia de las especies es mucho más importante que las tradiciones.


    El mercado de Belén se extiende como una ciudad paralela a la urbe de Iquitos.

La carne de mono constituía una parte importante de la milenaria alimentación de los indígenas de la Amazonia. Expertos cazadores, habían desarrollado una cerbatana tan alta como un hombre para darles muerte. Pero, los tiempos cambian. Y los moradores de los bosques fluviales de latinoamérica no pueden importar algunas costumbres del mundo de la selva a la voraz jungla de neón. ¿Qué dirían sus antepasados al ver especies como el mono Choro de cola amarilla al borde de la extinción?

Hijos de la contradicción
La situación del mono Araña (está en la lista roja de extinción de la UICN) es el reflejo del desconocimiento que reina en muchas comunidades indígenas del Amazonas. La caza era una actividad de supervivencia tribal para ellos. Con la llegada del capitalismo al bosque, se ha convertido en un negocio. En una fuente de ingresos para muchos que están atrapados entre dos mundos: en el de la erosionada vida de la selva y la demandante vorágine del consumismo moderno.


     La ‘humanidad’ y fraternidad del mono Araña es difícil de creer.
  
Las necesidades de la industria biomédica también se han librado su ‘libra de carne’ en el mundo de los simios amazónicos. No son pocos los que machete en mano recorren los bosques fluviales para conseguir especímenes para la investigación médica. Una vez que los obtienen empieza la cadena: los venden de 10 a 30 dólares en los mercados locales. Y de 100 a 300 en Lima, la capital, desde donde embarcarán hasta el mercado occidental. Muchos no sobrevivirán el atroz viaje en carguero.

En el ojo del tigre
Cuanto más rara se vuelve una especie de mono (ya sea por estar en peligro de extinción o por ser muy sigilosa) más aumenta su valor en el mercado internacional. Son fundamentales para la supervivencia de la biosfera de los bosques fluviales lationaméricanos. Su carne es alimento básico para especies como el gran jaguar, por ejemplo. Y sus defecaciones son las encargadas de propagar muchas de las semillas que perpetúan el gran tapiz verde de la selva.


        El ser humano comparte el 90% del ADN de los primates.
   
La ONG Save the primates calcula que alrededor de 10.000 primates morirán en los laboratorios europeos durante este año. Una tercera parte de ellos se encuentra en peligro de extinción. Y muchos provienen de la Amazonia. Las trampas que cazarán la mayoría de ellos surgen de los de los dedos mañosos de quienes antaño habitaron y protegieron este mundo del río. Hoy, muchos de ellos se han convertido en cazadores furtivos.

El mundo es un mercado
El mundo se ha convertido en un gran mercado, infestado de caprichos sin sentido. Caminando por las calles del gran mercado de Iquitos, te puedes topar con restos de animales en serio peligro de extinción. Por precios irrisorios. Ya sea la amenazada carne del mono Araña, la piel del Jaguar (también en peligro de extinción). O de muchas otras especies amenazadas de tortugas, reptiles o anfibios. Nada tiene verdadero valor en un mundo que quiere consumirlo todo.


El mercado de lo exótico es un ‘capricho’ que debería ser regulado seriamente. 

Cuanto más escasa es la pieza, más aumenta su valor. Sucede así, con los pellejos del mono Choro de cola amarilla (en peligro crítico de extinción). Con pájaros exóticos como el Guacamayo de vientre rojo y el de vientre amarillo. Y otros animales acuáticos como la Nutria o el Manatí. Antaño protagonista cotidianos de la selva amazónica que hoy son muy raros de ver. Y que quizás, mañana ya sean leyenda.

¡Recuerda que te llegarán automáticamente nuestras historias si nos sigues en Facebook o en Twitter!

Mas historias sobre el mundo animal:

No hay comentarios:

Publicar un comentario