lunes, 22 de mayo de 2017

En peligro Virunga, último gran refugio de los gorilas

Virunga. El hermoso Parque Nacional de la República Democrática del Congo, que se hizo famoso gracias al documental de homónimo nombre, se encuentra en serio peligro. Tres años después de la publicación del trabajo del documentalista von Einsiedel, cerca del 85% de las tierras del parque han sido designadas a concesiones petrolíferas. Resta esperar a si multinacionales del crudo, como la inglesa Socco, obtienen pruebas positivas de las prospecciones. Algo que podría desencadenar una encarnizada batalla entre el gobierno del Congo, las multinacionales petroleras, la guerrilla del M23 y la UNESCO. 


Las 780.000 hectareas del Parque Nacional de Virunga nacen en las estribaciones del valle del Rift y se extienden hasta las verdes montañas de Ruwenzori y Virunga. Un micromundo que alberga desiertos, sabanas, junglas, montañas y hasta volcanes activos. Y que se prolonga hasta las montañas nubladas que separan al país congolés de los vecinos Uganda y Ruanda. En medio: la mayor reserva de fauna de África, yacimientos de petróleo, unos 10.000 rebeldes de la milicia M23, funcionarios corruptos y agentes de las petroleras. 

No hay lugar para la paz en el paraíso
La República Democrática del Congo es uno de los países con mayor riqueza de materias primas y menor índice de desarrollo, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Oro, petróleo, coltán o tungsteno son algunas de las gemas que esperan escondidas tras las verde piel de sus campos y que han sido, tradicionalmente, esquilmadas por empresas occidentales. Virunga puede seguir el mismo camino. Su futuro se debate entre las humeantes torres petrolíferas y el proyecto Virunga Alliance.


Apenas quedan 800 ejemplares de gorila de montaña en todo el mundo.

Este último es un plan para equilibrar la región mediante la eco-agricultura y el turismo sostenible y crear 6.000 puestos de trabajo para 2025. "Hay alrededor de 10.000 rebeldes en el área. Si se crea empleabilidad, el porcentaje de que un joven tome un arma se reduce. Así, es como se crea paz de manera permanente. No solo son los animales lo que está en riesgo", explica von Einsiedel, director de este documental que optó al Óscar al mejor largometraje de no-ficción.
El orfanato de gorilas en Rumangabo
Quizás, una de las postales más entrañables de esta parque nacional, declarado en peligro desde 1994, es el orfanato para gorilas de montaña en Rumangabo. Se encuentra en el corazón de las montañas Virunga, en un santuario en el corazón de la jungla, donde viven los jóvenes gorilas de montaña que han quedado huérfanos. En los bosques de niebla que lo rodean, se encuentran los casi 200 gorilas que habitan en el parque; una cuarta parte de los que quedan en el mundo.


 Algunos de los guardias se quedaron en el santuario pese a la revuelta rebelde.

Los gorilas, muy parecidos geneticamente a nosotros, son muy vulnerables a las enfermedades humanas. Esa es una de las razones por las que el gran trasiego humano en esta zona de densa selva, entre volcanes, que separa Uganda, Ruanda y el Congo, se ha convertido en uno de los factores de su erradicación del mapa. El otro es la caza furtiva. Como ya advertimos tristemente en Cuando el peso de la extinción vale 5 euros, a veces son los mismos moradores quienes afilan el cuchillo para ganarse un dinero extra.

Hello, Mr. Money
El corazón del parque de Virunga, Rumangabo,se sitúa en la zona montañosa aledaña a los volcanes de Nyiragongo (3740mts) y el monte Nyamuragira (3063mts). Un inaccesible corredor selvático que ha permitido a estos gorilas sobrevivir mientras el resto de su raza caía. Pero, en el mundo moderno no hay lugares inaccesibles. La primera en ser víctima de ello, fue la famosa zoologa, Dian Fossey, quien fue asesinada en Ruanda mientras documentaba y sacaba a la luz el precario estado en el que se encontraba esta especie. No fue la única a la que, su labor de protección, le costó la vida.


El documental 'Virunga'; poderoso canto a la conservación del área.

Desde 1994, han muerto 160 guardabosques mientras intentaban proteger el parque. El propio director de la reserva, Emanuel de Merode, fue tiroteado en una emboscada antes de que declarara contra la petrolera Socco. Primero, fue la guerra en la vecina Ruanda que trajo oleadas de refugiados y excombatientes a las áreas del parque; luego el alzamiento de las tropas rebeldes contra el gobierno de Joseph Kabila en 2008. Y finalmente, la insurreción del M23 durante la grabación del documental en 2014. No es una casualidad: se trata de una de las zonas mineras con mayores reservas de África. 

También te va a gustar:

No hay comentarios:

Publicar un comentario