jueves, 20 de julio de 2017

Hijabis hard metal band

Una banda de heavy metal compuesta solo por mujeres está desafiando todos los estereotipos sexistas de la Indonesia musulmana. Y de qué manera. A ritmo de Slikpnot o Metallica, pero también utilizando temas propios, ponen un un dedo hardcore y metalero en temas como los de educación o los derechos de los jóvenes. Algo no siempre fácil en un país donde conviven noventa millones de musulmanes (de 250 millones de habitantes) con mayorías budistas y católicas. Por si no fueran suficientemente geniales, su primer single "The Enemy of Earth is You" tiene transfondo ecológico.

         

En este cóctel cultural de efluvios isleños, islas paradisíacas, Al-Qaeda y archipiélagos llenos de coral y surfistas, este grupo de jóvenes músicas pone un acento de mestizaje. Con sus cabezas cubiertas al estilo mahometano, sus tres miembros se hacen llamar “Voice of Baceproft” y no se parecen en nada que haya visto el mundo del heavy metal. Son totalmente underground. “Llevar hiyab no debería ser barrera para quien quiere triunfar en el mundo del rock duro, apunta Fridda Kumina, que toca la batería y canta. Verlas a las tres en el escenario es totalmente rompedor.


Heavy por los derechos
Formada en 2014, esta banda de adolescentes se conoció en las aulas de la provincia de Java Oeste. Lugar desde donde ahora lanzan sus letras de rock duro para denunciar que las mujeres musulmanas “no son ni sumisas ni carecen de voz”. Fridda, la líder de la banda, piensa que “la igualdad de género debe ser apoyada”. Y lo matiza con unas tiernas palabras: “Yo siento que estoy explorando mi creatividad, pero que al mismo tiempo no desatiendo mis obligaciones como mujer musulmana”. La realidad de su pueblo natal, sin embargo, es más dura y se muestra ambigua con estas libertades.

         
          Ellas si son metaleras de verdad: con el hiyab a cuestas y dándolo todo.

En Garuda (donde residen las chicas) no todo el mundo ve con buenos ojos esta banda de heavy metal. Muchos consideran que este género musical es demasiado hardcore para un grupo de alegres muchachitas musulmanas y que deberían dedicarse a tocar himnos al profeta. Sin embargo, algunos miembros importantes de la comunidad les apoyan. "Lo veo como parte de la creatividad inherente a su adolescencia", dice el secretario general de arte islámico de la comunidad musulmana en Indonesia.

Un opinión que no comparten otros: ya han recibido varias amenazas. La última llegó durante su pequeña gira en Yakarta cuando una voz anonima les amenazó de muerte por teléfono. A pesar de ello, este pequeño grupo compuesto por Firda Kunnia (vocalista y guitarra), Eusi Siti Aisay (percusión) y Widi Rahmawati (bajos) ha conseguido que sus letras sean seguidas hasta en Israel.

¡Siguenos en Facebook o Twitter para recibir más metal del duro en tu pantalla!

Más tralla en:
-La República de Skateistán raila en medio de la guerra
-El ballet metaurbano de Kibera
-El bansky yemení que dibuja una guerra casi olvidada
- El equipo A del Salvador

No hay comentarios:

Publicar un comentario